Blog Defontana

Informacion y ayuda

POS PDV

4 formas en las que un ERP potencia un Punto de Ventas (POS)

4 formas en las que un ERP potencia un Punto de Ventas (POS)

Constantemente se crean e integran herramientas que impulsan la gestión de ventas y brindan a las empresas soluciones capaces de optimizar sus procesos internos de forma integral. Un ejemplo de ello es la manera en que evolucionaron los sistemas ERP, apuntando siempre a la comodidad y movilidad de los trabajadores, y a flexibilizar los procesos.

Gracias a todos estos avances, hoy podemos integrar las funciones de un Sistema de Planificación de Recursos Empresariales o ERP -que administra elementos back-end del negocio, como inventarios o contabilidad-, con las de un POS -acrónimo de Punto de Venta, por sus siglas en inglés-, haciendo que trabajen en completa armonía para potenciar nuestras ventas y simplificar nuestros procesos. A continuación, revisamos 4 formas de hacerlo:

1. Monitoreando la productividad

Al conectar las funciones de un ERP a las transacciones procesadas por el POS, se simplifica la tarea de comparar los datos generados por nuestro equipo de ventas, como rendimiento, los beneficios recibidos en cada venta frente a los costos, y el comportamiento de las ventas a lo largo de la jornada.

Además, nos permite profundizar en la compilación y análisis de los datos de toda la empresa, y ejecutar informes de órdenes de ventas versus las facturas emitidas. Todo esto decanta en acciones y toma de decisiones estratégicas que resultan en el incremento de las ventas y en un mejor posicionamiento en el mercado.

2. Realizando un inventario estratégico de productos

Con la integración de un ERP, las transacciones realizadas en el POS pueden indicarnos de primera mano la relación entre las ventas realizadas y el inventario de productos en existencia, lo que es especialmente ventajoso si la información se encuentra y actualiza en línea, es decir, gracias a un sistema alojado en la nube.

Además, esta integración no solo permite verificar los niveles de stock existentes en el momento deseado, sino que se abre la posibilidad de realizar un análisis mucho más preciso sobre el historial de pedidos realizados por los clientes que compran de forma regular y diseñar estrategias para:

  • Enfocar de forma óptima los esfuerzos en el proceso de ventas.
  • Fortalecer las acciones de fidelización.
  • Administrar mejor nuestros recursos.
  • Conocer la efectividad de nuestras estrategias de marketing en los diferentes productos.
  • Realizar inversiones exitosas.

3. Supervisando nuestros precios

El sistema ERP integrado con el POS nos permite acceder a la estructura de precios que luego se procesarán a través del punto de ventas, mostrándonos una vista rápida y sencilla de diferentes grupos de precios, de modo que podemos ajustarlos de acuerdo a nuestra estrategia y a las variaciones del mercado. De esta manera, nuestros precios se pueden adecuar a clientes particulares y mantener la competitividad, variando dentro de los márgenes permitidos para lograr la mayor rentabilidad.

4. Centralizando la información en tiempo real

Al integrar un ERP con soporte en la nube a nuestro POS es posible centralizar toda la información proveniente de los puntos de ventas que se encuentren ubicados de forma remota, permitiéndonos estudiar el comportamiento local, nacional o mundial de las ventas realizadas, y hasta de los productos en existencia en donde quiera que estemos.

Las funciones de un ERP no solo potencian un punto de ventas, sino que nos abren un abanico de soluciones y posibilidades que impulsan nuestras ventas y nos brindan acceso a toda la información que necesitamos al momento de tomar decisiones y elaborar estrategias de negocio.