Blog Defontana

Informacion y ayuda

Factura Electrónica, Gran Oportunidad para las Pymes

Compartir Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La obligatoriedad del uso de la factura electrónica,  según plantea el proyecto de ley recientemente enviado por el Ejecutivo al Congreso que introduce modificaciones a la legislación tributaria, es claramente una gran oportunidad para que las pequeñas y medianas empresas, Pymes, asuman los beneficios de la tecnología como herramienta de apoyo a su gestión.

En la actualidad, el mercado ofrece diversas soluciones para  optimizar los recursos de las Pymes y apoyar en sus procesos.  En ese sentido, los software de gestión tienen un papel fundamental, al contribuir al aumento de productividad y a la mejor toma de decisiones en pro de la organización que los utiliza.

Ahora, con la obligatoriedad de la utilización de la factura electrónica, las Pymes que aún tienen cierta reticencia para sistematizar sus procesos con las mejores prácticas de la industria, ya sea por considerarlos inalcanzables o engorrosos, podrán introducir la tecnología a su gestión de manera paulatina y con un fin claro: cumplir con la nueva normativa. Ese primer paso, claramente puede dar comienzo a un camino que no tiene retorno para quienes perciben el positivo retorno de contar con tecnología que permita tener la información precisa actualizada y en línea.

Asimismo, al implementar sistemas que permitan emitir sus facturas electrónicamente, las Pymes no sólo tendrán la posibilidad de mantener sus cuentas corrientes ordenadas, sino también saber a ciencia cierta si su negocio es verdaderamente rentable.

Entre los principales beneficios de emitir facturas de manera electrónica está el ahorro, tanto en costos operacionales como en tiempo y horas hombre; además, es un medio mucho más seguro, transparente y rápido. Para las Pymes también será una carta importante a la hora de comercializar con sus clientes y proveedores.

No obstante, la mayor ventaja es la visión a largo plazo de lo que puede llegar a cambiar el futuro de un negocio.

Por Diego González, gerente general de Defontana

Compartir Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn