¿Cómo buscar socio para un emprendimiento?

Si tu negocio se ha transformado en tu proyecto de vida y tu próximo paso es contar con un partner para hacer que este comience o crezca, en este artículo te daremos recomendaciones sobre cómo buscar socio para un emprendimiento.

 

No todas las personas que emprenden deciden trabajar con un socio, ya sea por experiencias que no han resultado productivas para ellos o porque entienden un negocio como la oportunidad individual de explorar las amplias capacidades que tiene el ser humano para concretar una idea.

 

  • Tú, tu socio y tus empleados conectados a través de Genesis, el ERP para pymes que Defontana ha creado para la Gestión de Empresas Comerciales.

 

A continuación, te contamos algunas recomendaciones que te ayudarán a elegir a esa persona que puede hacer que tu proyecto crezca en el tiempo:

 

Conocer a una persona desde antes, no garantiza el éxito de una sociedad

Existen profesionales que han sido amigos desde la universidad, diplomados o trabajos, y que piensan que por el tiempo de conocimiento y su experiencia en las mismas áreas, aseguran su éxito como socios. Pues no necesariamente es así; debes tener claro que desde que decidas trabajar con él o ella para emprender, conocerás otra parte de su carácter.

En otros casos, hay profesionales que se conocen poco tiempo y trabajan en diferentes áreas, pero lo que hace que sus negocios crezcan es su interés por encontrar un nicho productivo para hacer crecer su idea y las ganas de activarlo, independiente del área en la que tengan experiencia.

Entérate sobre su experiencia respecto al mundo laboral

Evalúa si lo que quieres de tu socio es que esté a la par con tus conocimientos o que domine otras áreas en las que tú no te has especializado. Sería ideal alguien quecomplemente tus habilidades y tu personalidad.

Al realizar la selección, haz la diferencia entre un profesional que podría ser parte de tus contrataciones, respecto a alguien que cuenta con habilidades para la toma de decisiones importantes y que podría ser el complemento que necesitas para que se inicie o continúe tu proyecto.

Averigua hasta dónde está dispuesto a llegar tu socio para que el proyecto funcione

La decisión de comenzar un emprendimiento requiere sacrificar tiempos que antes ocupábamos en otras actividades. Se requiere a veces, trabajar más de la jornada laboral de 9 a 7, e incluso ocupar fines de semana o no tener semanas de vacaciones, en caso de que sea necesario.

Hay que tener claro que los primeros meses son los de mayor riesgo y los de mayor trabajo, por lo que es necesario tener la disposición de trabajar sin límite. Si tú ya lo tienes claro, ¿también lo asume así la persona con la que quieres asociarte? o ¿cuánto tiempo está dispuesto a invertir él o ella en el proyecto? Aclara estas dudas para considerarlo como un supuesto socio.

Parece ser una medida exagerada, pero la mayoría de las empresas que funcionan no colocan límites para su trabajo, sus socios están siempre conectados y ésa es una de las ventajas que la conectividad nos entrega hoy en día: enviar un documento online o concretar alguna reunión virtual o presencial.

Sé claro con las responsabilidades, porcentaje de gastos y la división del capital

No solo las ganancias deben ser repartidas. Apenas comienza la creación de la empresa, los gastos también deben ser responsabilidad de las partes involucradas en el proyecto.

Firma acuerdos o contratos y no hagas solamente acuerdos de palabra

A pesar de que exista confianza hacia el socio seleccionado o aunque hayas decidido trabajar con un amigo o familiar, recuerda que estás trabajando con dinero y es eso lo que hace la diferencia.

Determina tus responsabilidades respecto a la empresa, la participación y las ganancias que recibirán ambas partes por escrito. Consulta a tu socio, cuál es la disponibilidad de firmar un  acuerdo, pues más allá de que él afirme de manera hablada su interés, es un papel lo que realmente lo compromete en términos legales.

Establece también los términos de salida que permiten que cualquiera de las dos partes pueda retirarse del contrato o acuerdo firmado.

Entérate si comparten las mismas aspiraciones hacia el proyecto

Una de las cosas que debes conocer y conversar dentro de la entrevista es sobre lo que esperan con este proyecto y cuál es la finalidad de unirse para concretar el negocio. Saber cuál es el área que quieren explorar, cuál es su visión de las contrataciones, si existe algún modelo de negocios que ambos quisieran desarrollar o a qué empresa él estima que podrían parecerse en 5 años más. Éstas son algunas de las preguntas que pueden orientarte para conocer si ambos comparten el tipo de proyecto y la visión como para emprender juntos.

Conoce si existe alguna situación que tu socio no trance o que lo haría desistir del proyecto

Si tu socio o socia tiene responsabilidades que requieren que podrían hacer que se ausente o se retire por causas ajenas al negocio, averígualas antes de asociarte con él. Si te pones en su lugar, ¿es comprensible para ti las causas que podrían determinar un retiro? Evalúa también si sus restricciones de tiempo se adecúan a la velocidad con la que tú quieres que avance el proyecto.

En caso de que realmente esté interesado en seguir trabajando contigo, consúltale cuáles son las alternativas que te ofrece en caso de tener que ausentarse. Por ejemplo, si no puede trabajar cierto día del mes, ¿puede ofrecer otro día de intercambio, trabajar de manera nocturna, o un fin de semana? Esto en caso de que se requiera su participación de manera urgente.

Averigua si comparten la misma visión del negocio

La elección de tu socio idealmente debe ir más allá de su conocimiento o del aporte de capital. Ambos pueden contar con los mismos conocimientos o éstos pueden ser complementarios, pero lo más importante es compartir a fondo la visión acerca del emprendimiento y de los negocios.

Es recomendable que el seleccionado tenga la capacidad de poder enfrentar adversidades, tomar decisiones, y que entienda que enfrentarán un camino que tiene altos y bajos. Que también entienda que la creación de una empresa es un ciclo constantes cambios y que a la vez, esos cambios son una evolución para que la empresa crezca, avance y tome su lugar dentro del mercado.

  • Comienza tu proyecto con Genesis de Defontana, el software ERP para Pymes, que te conecta a ti, a tus socios y empleados para la Gestión de tu Empresa de Servicios.

Pídele su visión respecto a la ética profesional

Es ideal que la persona que elijas tenga claro su compromiso de lealtad. En especial, que a modo personal puedas sentir que tienen una buena comunicación y que exista confianza entre ustedes. Así, en caso de que surja un problema, éste pueda ser conversado llegando a una solución que los beneficie a ambos.

Intenta conocer los rasgos y personalidad del socio que estás buscando

No es necesario que trabajes con un psicólogo o que hagas una evaluación exhaustiva, pero puedes observar o consultarle cómo reacciona frente a los problemas, y en caso de haber formado un proyecto antes, consultarle cuáles son los métodos que ha usado en período de crisis.

Si ya has trabajado con él o ella, respecto a sus habilidades: ¿ambos pueden participar activamente del proyecto?, ¿es él quien toma las decisiones?, ¿has estado de acuerdo o desacuerdo en los puntos de vista que expone?, ¿ganan ambos con las resoluciones a las que han llegado?, ¿tienes una participación activa en la solución de los conflictos?

Por otro lado, respecto al carácter de ambos: ¿qué conocimientos tuyos se potencian al trabajar con él?, ¿qué entregas tú como profesional y quéentrega él como profesional para que se cumplan los objetivos planteados?, ¿cómo enfrentan la competencia en el liderazgo?, ¿quién tiene mayor capacidad resolutiva al momento de presentar una propuesta?

Intenta buscar respuesta a estas preguntas, pues con ello obtendrás una visión de su personalidad y de cómo reaccionarías tú ante sus actitudes más particulares.

Obtén la perspectiva de un tercero

Cuando ya cuentes con la selección de los probables socios, pide terceras opiniones. Pueden ser constructivo consultarle a alguien que ya haya emprendido con otros socios, o a quien ya lleve algunos años en su negocio. También, podría ser conveniente consultarle su experiencia a alguien que haya decidido formar un emprendimiento en un rubro similar.

Al comenzar a trabajar en el proyecto, observa si cumple con las responsabilidades que le corresponden

Esto te permitirá medir si cuentan con el mismo nivel de compromiso. Date cuenta si ambos asisten a las reuniones cuando lo han acordado, si están concentrados en las labores que se han propuesto, y si las planificaciones se están cumpliendo como fue pactado al principio.

Emprender con un socio siempre será un proceso de adaptación y conocimiento entre ambos, una nueva visión hacia el trabajo que con el tiempo nivelará sus responsabilidades.

 

Compartir Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn