¿Cómo funciona la licencia médica en Chile?

La licencia médica es mucho más que el documento que expide un profesional médico indicando los días que debemos ausentarnos del trabajo para recuperarnos de una complicación de salud. 

Se trata del derecho a tomarnos ese descanso sin repercusiones negativas en materia laboral. 

Es decir, el documento emitido por el médico no genera la licencia por sí mismo. Es sólo el soporte para tramitarla, recibir la autorización y el Subsidio de Incapacidad Laboral (SIL) cuando aplica. Sin duda, un proceso muy importante al que debemos prestarle mucha atención en la gestión de recursos humanos. 

¿Quiénes tenemos derecho a la licencia médica en Chile?

Todos los trabajadores independientes y empleados, sin importar si pertenecemos al sector público o al privado. 

La única condición es estar afiliados a una ISAPRE o a FONASA. 

¿En qué casos se expide la licencia médica?

La norma establece siete tipos de licencia médica en función de la condición de salud que experimentemos: 

  • Tipo 1: dictaminada por enfermedad o accidente común. Una gripe, por ejemplo. 
  • Tipo 2: medicina preventiva (sistema antiguo). 
  • Tipo 3: para las mujeres antes de dar a luz (6 semanas) y después del nacimiento (12 semanas). 
  • Tipo 4: enfermedad grave de un hijo menor de un año. 
  • Tipo 5: accidente mientras realizamos nuestro trabajo o cuando nos dirigimos hacia él. 
  • Tipo 6: enfermedad profesional, o sea, adquirida en el entorno laboral o a causa de las funciones que realizamos. Una muy común es el síndrome del túnel carpiano. 
  • Tipo 7: patologías que pueden afectar a una mujer durante la gestación. Por ejemplo, infecciones, hemorragias, preeclampsia o embarazo ectópico. 

¿Quién otorga la licencia médica?

El documento puede ser prescrito por un médico, dentista o matrona. 

Luego, es la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez (COMPIN) o la ISAPRE quien autoriza, rechaza o modifica esa licencia médica recomendada. 

¿Cómo tramitar una licencia médica? 

Una vez que recibimos el documento por parte del profesional médico, revisamos que todos los datos estén en orden, lo firmamos y se lo hacemos llegar al empleador (si estamos muy enfermos podemos hacerlo a través de un tercero). 

Si somos trabajadores independientes, tenemos que llevar el documento directamente a la COMPIN o a la ISAPRE. 

¿Cómo tiene que tramitar la licencia médica el empleador?

Tiene que completar la información relacionada con la situación laboral y previsional del empleado, especificando al detalle las remuneraciones y las licencias médicas que ha tenido en los últimos 6 meses.

Luego, tiene que firmar el formulario y enviarlo a la COMPIN o ISAPRE. No olvidemos que, para realizar este trámite solo tenemos tres días hábiles.  

¿Cuáles son los plazos de presentación de una licencia médica?

Todo depende del tipo de trabajador. Si somos empleados de empresas privadas o trabajadores independientes, tenemos dos días para hacerlo. 

Cuando somos empleados de empresas públicas, el plazo para hacerlo se extiende a 3 tres días hábiles. 

¿Cuándo autorizan la licencia médica? 

Hacer todo el proceso del que hemos venido hablando no garantiza la licencia médica. 

La entidad puede aceptarla, rechazarla, recortar el tiempo de reposo o prolongarlo.

¿Quién hace el pago de licencias médicas?

El pago es responsabilidad directa de la COMPIN o la Isapre, que lo hace a través del Subsidio por Incapacidad Laboral (SIL). 

Este subsidio, en pocas palabras, es un reemplazo de las remuneraciones que dejamos de percibir al no ir a trabajar. Pero solo se paga desde el primer día cuando el reposo recomendado es superior a 10 días. En caso contrario, sólo se reconoce desde el cuarto día. 

Es decir que, si nuestra incapacidad es de tres días o menos, no tenemos derecho pago de licencias médicas. 

Es muy importante tener en cuenta estos temas para la gestión de recursos humanos.

En el área de recursos humanos, tenemos que saber todo sobre licencias médicas y darle prioridad a su tramitación. 

No solo porque es un derecho fundamental de los trabajadores, también porque la presentación del formulario fuera de plazo tiene como sanción el pago del subsidio a cargo del empleador. 

Hoy en día, podemos simplificarlo con un ERP como Defontana, que cuenta con un módulo de recursos humanos en el que podemos gestionar electrónicamente todas las solicitudes de los colaboradores, así como llevar control de asistencia y liquidar las remuneraciones de forma precisa. 

También te puede interesar

Responsabilidades de Colaboradores y Empleadores en Denuncias de Acoso Laboral
Responsabilidades de Colaboradores y Empleadores en Denuncias de Acoso Laboral
VER MÁS
Entendiendo la Ley Karin desde la Perspectiva de Liderazgo
Entendiendo la Ley Karin desde la Perspectiva de Liderazgo
VER MÁS
Guía para Colaboradores: Denuncias de Acoso Laboral según la Ley Karin
Guía para Colaboradores: Denuncias de Acoso Laboral según la Ley Karin
VER MÁS