¿Qué tipos de firma electrónica existen?

Desde el año 2002, la Firma Electrónica ha venido potenciando la digitalización de las empresas del país. Sin embargo, no fue sino hasta 2020 que su uso se masificó, dadas las ventajas que supone en materia de tiempo y seguridad.

Debido a lo anterior, Chile subió 5 puestos en el Ranking de Competitividad Mundial 2020, una muestra del potencial que esta solución tiene para mejorar el rendimiento de las organizaciones.

¿Qué es y para qué me sirve la firma electrónica? 

Es una especie de cédula de identidad digital, que facilita la autentificación en Internet y, por tanto, la firma de documentos de manera virtual, con la misma validez y seguridad que tiene la tradicional firma manuscrita.

Gracias a la Firma Electrónica, los actos y contratos que soporta tienen el mismo reconocimiento y protección que los suscritos en papel, siendo un elemento clave para la transformación digital por la que atraviesa el entorno empresarial.

Todo lo anterior se traduce en ventajas como:

  • Ahorro de tiempo y dinero en trámites. 
  • Incremento de la competitividad, pues gracias a los distintos tipos de firma electrónica es posible validar diversos documentos, de carácter público y privado.
  • Mejorar las relaciones con clientes y proveedores, gracias a una mayor transparencia en la gestión contractual. Esto, a su vez, deriva en un aumento en la confianza.
  • Integridad y confidencialidad de los contenidos. 

¿Cuántos tipos de firma electrónica existen? 

A grandes rasgos, existen dos alternativas, definidas en el artículo N.° 2 de la Ley 19.799:

  1. Firma Electrónica Simple (FES): es cualquier elemento que nos permita, como receptores de un documento, identificar formalmente al autor.  
  2. Firma Electrónica Avanzada (FEA): garantiza la integridad de cualquier documento, público o privado, y es emitido con la certificación de un proveedor acreditado. 

Se trata de una solución digital indispensable en el mercado actual. Por ejemplo, para emitir documentos tributarios electrónicos (DTE) como facturas o boletas, es necesario contar con la FES.

¿Qué tipos de documentos se pueden firmar con ambas soluciones?

Esto depende de variables como el nivel de formalidad y seguridad. En ese sentido, si aún te preguntas “¿para qué me sirve la firma electrónica?”, cada una de ellas es necesaria para documentos como:

Firma Electrónica Simple 

  • Contratos de arriendo 
  • Actas de accionistas 
  • Finiquitos
  • Contratos con proveedores y clientes
  • Facturas del Servicio de Impuestos Internos (SII). 

Firma Electrónica Avanzada 

  • Diversos documentos laborales.  
  • Arriendos de inmuebles.  
  • Contratos bancarios, con instituciones públicas. 
  • Actas de directorio y accionistas. 
  • Pagarés. 
  • Pólizas electrónicas de seguros.  
  • Contratos de honorarios. 
  • Recetas médicas y títulos profesionales electrónicos.
  • Constitución o modificación de sociedades en el Registro de Empresas y Sociedades (RES).

Con Zenda, obtienes ambos tipos de firma electrónica

Es evidente que tanto la FES como la FEA son indispensables en los flujos de trabajo cotidianos, potenciando áreas como Recursos Humanos, en donde la gestión documental es alta, y los procesos suelen implicar la firma de contratos.

En Defontana lo entendemos, por eso integramos ambas soluciones en Zenda, el software de Recursos Humanos que necesitas en tu empresa.

Con Zenda, podrás gestionar documentos como finiquitos o liquidaciones de sueldo, además de contratos -personales o colectivos- de forma segura y rápida, pues la plataforma cuenta con FES y FEA.

Agiliza la transformación digital de tu empresa con Defontana y sus soluciones para negocios.

También te puede interesar

Responsabilidades de Colaboradores y Empleadores en Denuncias de Acoso Laboral
Responsabilidades de Colaboradores y Empleadores en Denuncias de Acoso Laboral
VER MÁS
Entendiendo la Ley Karin desde la Perspectiva de Liderazgo
Entendiendo la Ley Karin desde la Perspectiva de Liderazgo
VER MÁS
Guía para Colaboradores: Denuncias de Acoso Laboral según la Ley Karin
Guía para Colaboradores: Denuncias de Acoso Laboral según la Ley Karin
VER MÁS